SOBRE LA PAZ

Por Olga Lucia Rios A

LA PAZ

Hasta su definición podría parecer abstracta y escurridiza, lo usual es identificarla, como un estado de apacibilidad y placidez interior que se vive y que hace sentir un acomodo especial. Como paz se identifican aquellos períodos en que no se presentan enfrentamientos entre corrientes opuestas de cualquier índole. Así, la paz se podría decir es toda ausencia de conflictos.
Anhelar paz es común en todo ser humano.
Conseguir un estado de paz, es producto de un inicio personal de cambios de actitud, esto manifiesto en mayor tolerancia y entendimiento de las circunstancias del otro. Requiere de un proceso interno de auto concientización, aun teniendo presente que el vivir trae períodos de dificultades, que luego de una sana batalla, por lo general interior, se retoma la paz.
De la paz propia, logro personal, como consecuencia llega la paz a las naciones.
Como si de la redacción de un tratado de paz mundial se tratase, el proyecto personal se debería debatir, juiciosamente. Se trata de una reflexión introspectiva, evitando enfrentamientos internos y luego trasladarlos al exterior, reconociendo que la paz no es casual y parte del individuo. Plantearse soluciones válidas y ejecutar un plan personal, antes que renegar, culpar, y buscar fuera la razón por la que no se está en paz.
Constituye esta propuesta, en un cese de hostilidades internas y una madurez espiritual, que sin duda traerá una paz duradera; y la intervención de cada uno en la paz universal.
Y así la actuación del humano, como titular del poder, del poder más grande que tiene en sus manos, aun reconociendo una inclinación natural a la guerra, es el de cambiar y ejercer su derecho como creador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *